viernes, 29 de mayo de 2009

Nacen dos nuevas secciones

En vista de que os ha gustado la sección musical protagonizada por mis más extrañas caras (que incluso yo desconocía), mi voz y mi fiel y querida guitarra, quedan oficialmente establecidos los miércoles musicales en la nueva sección Dando el cante.

Cómo agradeceros vuestras palabras amables... muy sencillo, podréis pedir una canción y, siempre que no sea muy difícil y pueda tocarla a la guitarra (por favor, guitarreo excesivo no), os será concedida. Pero sería demasiado fácil que podáis pedir todas las canciones del mundo y, además, podrían acumularse (yo ya emparanoiandome como en el cuento de la lechera xD) y, por eso, habrá que ponerlo un pelín más complicado. Así, para pedir canción tendréis que superar una pequeña prueba cuyo nombre tal vez os suene de algo... La parte por el todo! Como sabéis, original de mi programa favorito... Saber y ganar xD

Esta sección, La parte por el todo, tendrá su espacio los viernes, pero si tardáis mucho en resolver, la petición podría quedar aplazada por falta de tiempo para preparar la canción, si esta es complicada o no la he escuchado en mi vida. Para evitar copieteos (pues conozco a individuas expertas... y no daré nombres), activaré la moderación de comentarios.

Creo que ya está todo explicado, así pues, procedamos, como viernes que es, a comenzar el concurso...

¿Con qué todo relaciona esta parte?


¡Espero vuestras respuestas!

miércoles, 27 de mayo de 2009

Muy fuerte

Lo que vais a ver a continuación es... raro. Hacía tiempo que tenía ganas de empezar una sección musical en mi blog, una sección especial y... rara. Rara para mí, porque la idea era grabar mis idas de oya cantando y ponerlas aquí. Total, si escribo las historias más absurdas que se me ocurren, por qué no mostrar esa otra gran distracción mía que tanto tiempo me resta de lo que verdaderamente debería estar haciendo? En principio la idea era sólo grabar las canciones y poner la música y ya está (con las correspondientes colaboraciones especiales que deberán ir apareciendo). Pero dado que no tengo un programa en condiciones para grabar sólo sonido (ya sabéis que el del ordenador no graba más de un minuto), me ponía a grabarme en video. Suena patético, lo sé. Y más patético resulta verlo xD Pero hoy es uno de esos días en que me da exactamente igual todo y pienso saltarme por alto mi escaso sentido del ridículo. Llevo todo el día enclaustrada, sola, "estudiando" para un examen que es dentro de dos días y no sé cómo voy a afrontar cuando me planten el folio por delante... y por eso, como siempre, me apetecía cantar. Y por eso, también por eso, me disculparéis que haya tenido la poca vergüenza de hacer un video con estas pintas y sentada encima de la cama (por supuesto sin hacer). En mi vida había subido un video al youtube... y os aseguro que, sobre todo al principio, os vais a partir el culo xD Perdonad las caras de penca que me salen, pero eso no soy capaz de controlarlo (bueno, las primeras sí... pero es que este es el mejor video que me ha salido... como veréis, 100% natural) jajaja, ya me estoy arrepintiendo.
Bueno, que no me enreo más, que voy a poner el video y a tomar viento fresco. Por favor, no seáis malos. Lo más fuerte es que probablemente repita experiencia xD
Con todos ustedes Almendra Puck, es decir, yo misma, cantando Te imagino, de Rosana... con especial cariño para mon âme soeur...

video

PD: ¿Habéis apreciado al principio el taladrante cri cri cri de mi grillo Pepito? lo tengo domesticado para cantar a duo conmigo.

PD2: reconocedme aunque sea el valor de poner esto en Internet, mirad que soy de pueblo y como se extienda esto me muero, xDDD

PD3: un cálido abrazo!

La guardia

Las aventuras del ladrón de bragas...

VII

Hacía tiempo que las mujeres de aquel bloque no salían una noche a divertirse fuera de casa. Tal vez os las imaginaseis agobiadas, con los ojos inyectados en rabia, deseosas de capturar al ladrón... ellas también creyeron que así sería. Sin embargo, conforme pasaba el día, cada vez estaban más entusiasmadas con la cita que daría comienzo nada más ponerse el sol. Algunos maridos inútiles (el clásico) reclamaban la cena en la mesa antes de que su mujer se fuera; los niños, cosa rara, pedían a gritos ayuda para hacer los deberes y hasta el perro sintió la falta de atención por parte de aquella que, por norma, llevaba las riendas de la casa.

De las ventanas de los cuartos de baño emanaban olores dulzones, a perfumes de esos que se regalan un año por Reyes y duran para toda la vida. Divertidos canturreos se fundían con el sonido de las aguas cayendo de las duchas. Coloretes, pintalabios, maquillajes... volaban aquí y allá y se los intercambiaban unas con otras... si hasta Trini, la vieja del 2º, se puso los rulos! ¿Creíais que saldrían en bata?

Y al fin llegó la hora señalada, se repartieron las plantas y tras grandes macetas y tendederos de ropa abarrotados de delicadas bragas que servirían de cebo para apresar al bandido, se ocultaron por parejas para llevar a cabo su misión. Al principio ninguna quiso participar en el espléndido botellón cedido por cortesía del supermercado Clara... pero pronto se rindieron a los pies de la botella. La discreción se acabó. Muertas de risa, cuando no una, otra, subían y bajaban escaleras agarradas del brazo, tambaleándose, dando traspiés... para acabar todas finalmente apoyadas en la baranda del 1º, bebiendo y riendo como ya no recordaban haber hecho en sus vidas, ocultas detrás del tendedero de Conchita, cuyas bragas tenían el tamaño perfecto para taparlas a todas.

domingo, 24 de mayo de 2009

Recuerdos

Cuentos de amor y desesperación

VI

Por dónde empezar, se preguntaba Francisco. Tumbado sobre el cuero pegajoso del diván, le tranquilizaba la idea de que el Dr. Azufaifo siempre esperaba en silencio hasta que él se decidiera a hablar. Había pasado una semana terrible, lleno de remordimiento y de angustia, sin ser capaz de dar el paso para volver al lugar donde ya en su más tierna infancia tuvo que ser tratado por el Dr. Azufaifo, el psiquiatra más loco de la ciudad. Ahora, sin embargo, se alegraba de haber ido. Al fin y al cabo, el doctor era una persona de confianza con quien se sentía seguro y, en cierto modo, inocente.

Cerró los ojos y empezó a viajar en su memoria hasta donde hacía mucho que no llegaba... El patio del colegio se dibujó en su mente, los columpios, la fuente, las pistas, las canastas, los demás niños...

Solista: ¡Jaaaaa! ¿Habéis visto a Paquito? ¡Qué pedazo de maricaa, lleva bragas como si fuera una niñaa!

Coro: ¡Jaaaaa, Francisco es mariquiiita, Francisco es mariquiiita!

Y era cierto (que llevaba bragas, no que fuera gay). Hubo un tiempo en que la famlia de Francisco tuvo que hacer algunos sacrificios por verse sin un real en los bolsillos y fue entonces cuando a Francisco, el octavo después de siete hermanas, hembras todas, le tocó heredar las bragas de las mismas en lugar de unos tristes calzoncillos que tampoco le hubieran costado mucho a su mamá... pero así estaban las cosas! Cuando los demás niños se enteraron... bueno, ya os lo podéis imaginar. Aquello fue traumático para el diminuto Paquito, que sólo contaba ocho años, y fue entonces cuando empezó su cruzada anti-bragas que le llevó incluso hasta el diván de un psiquiatra.

Avergonzado de sus propios recuerdos, la calma que había sentido al principio desapareció, de nuevo sintió calores, sequedad de boca y flojera de punto, y las orejas se le pusieron rojas como tomates. No pudo soportarlo. Se levantó de inmediato y, sin mirar al doctor a los ojos, dijo:
- No lo volveré a hacer, se lo prometo.

Y, con las mismas, se fue.

viernes, 22 de mayo de 2009

El Dr. Azufaifo

...Cuentos de amor y desesperación

V

Habían pasado más de veinte años y el chirrido de la puerta de la consulta no había variado en absoluto. Tampoco el olor a rancio de la estancia ni los cuadros ni el diván de cuero negro. No podía decirse lo mismo del doctor. El que fuera un hombre robusto de cabello negro y fuerte, empezaba a convertirse en un viejo enjuto y cano de manos deformes.

Cuando el psiquiatra abrió la puerta (con su correspondiente chirrido), una mirada entre alegre y compasiva cayó sobre los ojos de Francisco.
-¡Francisquito, hijo, eres tú? ¡Cuánto tiempo sin verte! ¿Cómo tú por aquí? Será sólo una visita, que el temita de las bragas ya lo dejamos zanjado, ¿no es así? ...

Nunca un paciente curado volvía a poner los pies sobre el lugar donde tuvo que luchar contra la enfermedad, a menos que fuera una emergencia. Azufaifo lo sabía perfectamente... por eso lo invitó a pasar y, más aun, a tumbarse en su diván.

Si en algo no había cambiado el Dr. Azufaifo era en sus pequeñas manías, pues, el ser un psiquiatra de reconocido prestigio no le eximía de padecer un trastorno obsesivo-compulsivo con cierto aire paranoide que nunca logró superar. Como de costumbre, cerró la puerta y procedió a su ritual de seguridad: tiró varias veces del picaporte para comprobar que había cerrado bien, revisó las cuatro esquinas del techo, los bordes de los cuadros, se asomó por la ventana y miró debajo de mesas y sillas.

-Nos vigilan- añadió bajito.- Bueno, ahora que estamos tú y yo solos... Cuéntame.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Operación Paraíso

Las aventuras del ladrón de bragas...

IV

- ¡Seguro que las bragas las tiene todas escondidas tu marido, que lo sabe todo el mundo, que es un golfo pervertido y tú más que se lo consientes! ¡Sinvergüenzas!
- ¿Mi marido pervertido? Pero si el vicioso es el tuyo, que se mete cada dos por tres en la zona X del videoclub y se toca allí mismo, vamos, que lo he visto yo con estos dos ojos que me ha dao Dios! Serás.....
- ¡Oooorden! ¡Haya paz!
......

Así comenzaba la asamblea de vecinos que, por orden de las mujeres del bloque, se había convocado en el parque de detrás del edificio (pues nadie ofreció su piso para celebrarla por temor a meter al caco en su propia casa).
Cada víctima tenía en mente a un posible ladrón. Clara, al cieguito de los cupones, que según ella de ciego no tenía nada porque bien que se le iban los ojos detrás de los culos de las mozas cuando pasaban por delante suya. Maripili, al marido de Conchi, que siempre le miraba las tetas y Conchi al novio de Maripili, que le constaba que era un degenerado... Y así, todas culpaban a alguien basándose en sospechas infundadas. Los hombres, mientras tanto, se reían y hacían chistes del asunto.

Nadie reparó, sin embargo, en la ausencia del vecino nuevo, el rarito del 1º B al que casi nunca veían por el barrio. A ninguno se le ocurrió que fuera este el responsable de lo que ya empezaba a conocerse como la llamada OP (Operación Paraíso), que es como los machos del lugar decidieron bautizar a tan curioso movimiento, presos de sus más ardientes fantasías.

-¡Esta noche! ¡Haremos guardia esta noche y lo cogeremos con las manos en la masa! ¡He dicho!
Y así fue como la mujer del presidente de la comunidad, Violeta, tomó la palabra finalmente y decidió hacerse cargo del asunto. Esta misma noche, entre todas, harían guardia de sol a sol.

miércoles, 13 de mayo de 2009

La espera

...Cuentos de Amor y desesperación

III

Nervioso y confundido, Francisco se encontraba de nuevo en la sala de espera de la consulta de su psiquiatra. Le sudaban las manos, tenía la boca seca y le estaba entrando un terrible apretón. Hacía años que no pisaba ese lugar frío y siniestro, lleno de miradas desquiciadas y que sólo le traía malos recuerdos. Nada más poner un pie en aquella sala pudo volver a sentir la sensación de vacío, de tristeza y desconsuelo que le embargó durante meses y meses de terapia. No fue fácil, nadie dijo que lo fuera, pero al final logró salir; superó su trauma, su pequeño handicap de locura y por fin pudo alejarse de aquel lugar... pero tampoco dijo nadie que fuera para siempre. Y allí volvía a encontrarse, perdido y atemorizado por su recaída, sentado junto a un perturbado que se olfateaba el dedo con cara de repugnancia.

martes, 12 de mayo de 2009

¡Reunión urgente!

Las aventuras del ladrón de bragas

II

Al final de la semana, todas las que habían dicho "Normal, no va perder la Clara las bragas, con lo guarra que es" (algunas lo remataban con un "guarrrrrrrra pero guarrrrrrrra"), se tuvieron que tragar sus palabras. A Jessi le faltaba su tanga rojo de la última Nochevieja; a Mari Pili las bragas de corazones que encerraban un love, love, love...; y a Conchi, para alegría de su marido, sus gigantescas bragas color carne de "cuello vuelto".

Todas ellas y unas cuantas más eran vecinas en un bloque de pisos viejos y tristes de un barrio cualquiera de la ciudad y todas y cada una tendían la ropa en los pasillos que daban a la calle a modo de balcón. Al final de la semana, ninguna se había librado de perder alguna que otra prenda de su colección interior... Había que convocar una reunión de la comunidad urgentemente!

sábado, 9 de mayo de 2009

Las aventuras del ladrón de bragas. Cuentos de amor y desesperación.

I

Cuando Clara se dispuso a coger del tendedero su última adquisición en lencería fina, unas braguitas negras suaves como la seda que sólo había llevado puestas una vez y que este sábado noche quería repetir porque al parecer le dieron suerte... cual fue su sorpresa al descubrir que no estaban. Las buscó por toda la casa, por los cajones, en el cesto de la ropa sucia, debajo de la cama, detrás del bidé, en el fondo de la lavadora, incluso en el sofá y hasta hizo un escrutinio en profundidad del árbol situado enfrente de su balcón. Ni rastro. Las bragas negras de la suerte habían desaparecido.

CONTINUARÁ...
viernes, 8 de mayo de 2009

Cruces de Mayo

Os invito a que os deis un paseo por la noche de las Cruces de Mayo cabezalavaqueñas en el blog mas molon de Extremadura... Extremadura Perdura!

martes, 5 de mayo de 2009

Más festín primaveral

Los sevillanos resacosos... yo echando de menos los caminos extremeños. Tendré que soñarlos pues.


YO VOY SOÑANDO CAMINOS

Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!...
¿Adónde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero...
—La tarde cayendo está—.
«En el corazón tenía
la espina de una pasión;
logré arrancármela un día,
ya no siento el corazón.»

Y todo el campo un momento
se queda, mudo y sombrío,
meditando. Suena el viento
en los álamos del río.

La tarde más se oscurece;
y el camino que serpea
y débilmente blanquea
se enturbia y desaparece.

Mi cantar vuelve a plañir:
«Aguda espina dorada,
quién te pudiera sentir
en el corazòn clavada.»

Cantares,
Antonio Machado.

Yo voy soñando caminos... y la flor de la jara no puede faltar en ellos.

Paisajes de la dehesa extremeña... quién pudiera estar todo el día contemplándolos, aunque fuese rumiando como una vaca que pace tranquila en una tarde cualquiera...

El verde se funde con el azul del cielo, lleno de nubes de algodón...

Y del cielo al suelo, que también se adorna con colores blancos que contrastan con la hierba... mmm, qué bien huelen.

En el límite entre cercas y caminos, paredes de piedra y verdes chumberas, qué ricos los higos chumbos (cuando te los dan pelados...), qué sabrosos.

De pronto veo una hermosa flor de madreselva que se enreda entre las ramas de una encina. Esta sí que huele bien y es tan bonita!

Pero no creáis que eso el lo único que me encuentro, que vaya sorpresa la mía cuando de repente ven mis ojos semejante criatura de la naturaleza! Al principio creí que se trataba de un dinosaurio.. pero no, era un avestruz. La foto no está muy bien, pero no sabéis en los viricutales (palabra que no se encuentra en el diccionaro y no sé si ponerla con v o con b... se la habrá inventado mi padre?) que me tuve que meter para hacerla bajo los ladridos amenazantes de un mastín gigantesco... y encima el avestruz salió corriendo y no pude repetir!

Y ya se va acabando el paseo... no es su mejor perspectiva, pero me alegra ver ya mi pueblito porque me duelen los pies. Temprano para la puesta de sol, regresé sin pillar la instantánea, pero bueno, otro día será, que por hoy ya hemos tenido bastante :)


A FREGENAL DE LA SIERRA EN LA AUSENCIA

Cuando yo esté lejos de ti, pueblo mío,
y en tu campo nazcan multitud de flores
que por las mañanas adorne el rocío,
cantaré entusiasta mis puros amores.

Cuando ya mis ojos no puedan mirarte,
Fregenal ilustre de castillo ingente,
cuando recrearme no pueda en el arte
de tus viejos templos reverentemente

Cuando las cigüeñas surquen los espacios
y canten alegres miles golondrinas
sobre las cornisas de antiguos palacios
y la Primavera brille en tus colinas;

con emoción honda cogeré la pluma
y al salir la aurora, temblando mis dedos,
cantaré tus campos de belleza suma,
encinas y olivos, jaras y robledos.

Destinos para una vida,
Eugenio Carretero Hermoso.

sábado, 2 de mayo de 2009

Verde, qué te quiero

Mientras los sevillanos cantan y bailan en sus casetas, yo disfruto en mi pueblito de la semana de vacaciones que más me gusta en todo el año, la de la Feria de Sevilla. A diferencia de la Semana Santa o las vacaciones de Navidad, en que realmente uno tiene ciertas obligaciones precisamente por ser días de fiesta (que si comer con la familia, comprar regalos, la procesión del Nazareno...), la semana de feria para mí no supone ningún compromiso ni familiar, ni festivo ni nada de nada de nada. Es una semana en blanco en medio del calendario laboral. Y mola. Mola porque me vengo a mi casa y mientras todos trabajan yo perreo como si fuera verano (jeje), mola porque si quiero estudio y si no, no, porque como los sevillanos están de feria, total, tampoco están estudiando y no me queda cargo de conciencia y encima, si estudio, los estoy adelantando (muahhahaaha) y mola porque es primavera y el campo está pero que bonito bonito y puedo salir a disfrutarlo con mis deportivas nuevas (que han dejado de ser blancas).

Las lavandas se mecen con el aire y nos regalan un aroma... mmmm, delicioso!


Al fondo, la Sierra de San Cristóbal, desde donde se ve tooodo y a la que no sé si volveré a subir por el trabajito que me costó una tarde calurosa de verano cuando todavía tenía la bici verde de mi primera comunión!

Del robusto tronco del alcornoque (aquél que tanto abundaba en el pueblo de nuestro último cuento) sacamos el corcho... ¿sabíais que Extremadura produce el 10% del corcho natural que se consume en el mundo y el 7% de los tapones de corcho? Lo he leído en el portal del corcho. Otra curiosidad, ¿sabíais que la Virgen de Villa Alcornoque del Monte estaba tallada en corcho? ¡Qué cosas!

Bella estampa bucólica y pastoril, con sus ovejitas y todo, con su casita de piedra...


Las encinas, productoras de bellotas, el alimento del cerdo, ese bien tran preciado en esta tierra...


Me guardo unas cuantas de fotos para la siguiente entrada, que seguro que os gusta el paseo. Mientras tanto hoy seguiré con mi relax, que ya me queda poquito y, para culminar, esta tarde-noche prepararé una entrada para Extremadura Perdura! No adelanto nada!

| Top ↑ |