jueves, 15 de abril de 2010

Mis pendientes nuevos

Sí, también por aquí os daré la tabarra con ellos ¡Pero es que estoy muy contenta! No me entusiasmaba tanto desde aquellos tiempos en que decidí que de mayor sería inventora y recogía por mi casa cartones, botes, plásticos y otros desechos de la vida cotidiana y lo unía todo en un invento que cambiaría el mundo, apestando para ello mi cuarto (que hacía las veces de laboratorio físicoquímico y de taller mecánico) de pegamento imedio.

Recuerdo los primeros pendientes que me hice con abalorios que me llevó mi hermano de aquí de Sevilla... constaban de dos bolitas celestes cada uno, una más pequeñita y otra más grande, separadas por una minibola plateada. Desde entonces, siempre he tenido una caja con bolas, enganches, hilo de cobre, tanza, pendientes despicados que poder aprovechar, alicates, tijeras y un espejo chiquitito. Nunca me acuerdo de si la tengo aquí o allí, pero cuando la necesito siempre aparece y siempre contiene algo que me es útil, como esta vez, que me ha proporcionado las cestitas doradas en las que encaja la florecilla que adorna los pendientes.


Todo empezó cuando mi vecina vino a enseñarme los que ella misma se había hecho cogiendo la idea de unos carísimos que venden en la tienda de abajo, donde te los diseñan y fabrican especialmente para que hagan juego con tu vestido de flamenca. Me pasé a echar un ojo y me sorprendí al ver unos que encajaban perfectamente con los tonos de mi único, flamante y recién adquirido traje. Costaban nada más y nada menos que sesentaitantos euros. Así que decidí copiarles la idea y fabricarlos yo misma.

Por el módico precio de 2.50, adquirí unos pendientes bien normalitos (verdes oscuros) en la maravillosa tienda de los chinos. El consejo de la abuela de mi vecina, ex-costurera, me llevó a una tienda de telas en Marqués de Pickman, donde por poco más de un euro compré un cuarto de metro (el mínimo) de tela verde con lunares blancos a juego con mis volantes.

Una vez forrados, lo cual me llevó su tiempo pues es más difícil y trabajoso de lo que parece, máxime para que queden lo menos cutre posible, busqué por todas partes un cordón rojo con el que decorar los bordes como había visto en los de la tienda y que ahora comprendí que ayudaría a tapar desperfectos. No lo encontraba y mi madre me compró uno (cordón de seda) en casa Nati, que como no podía ser de otra manera, sí tenía. Pero se quedó corta y no tuve más que para decorar la parte superior, la que queda pegada a la oreja, enrollándolo en espiral. Como en Fregenal eran fiestas, me tuve que volver del finde sin poder compr ar más, así que otra vez en Sevilla, aun me faltaba el cordón para los bordes. De nuevo lo busqué y compré uno por probar, 90 céntimos en dublos, en la calle Amor de Dios, pero no me convencía. Sin embargo, me vino bien para fabricar la florecilla, ¡aquí no se tira nada! Por suerte, una segunda Lola, la mamá del gran Budadorado, vino a resolver mi problema, consiguiéndome el hilo que, trenzado, me ha servido para rematar los bordes, pidiéndome sólo a cambio... ¡un sobresaliente en el exámen de mañana! Va a ser lo que me cueste más caro...

¡Y ya por fin están listos! Gracias por los consejos y demás aportaciones. Sólo espero que en la feria, con tanto baile y ajetreo no empiecen a desmontarse y vaya arrastrando cordones por todo el recinto! Por si acaso, llevaré el pegamento en el bolsillo...


11 que dejaron huella:

BudaDorado dijo...

actualizando el dia antes no vamos a sacar el sobresaliente (pasate por el buda, q tb hay novedades..)
QUE ESTUPENDOS TE HAN QUEDADO!!!mas que ir arrastrando cordones, yo me preocuparía de no perderlos como en cierta cena que casi no recuerdo..ejem

Almendra Puck dijo...

Jajaja, esa me ha dolido, Buda (ya no me acordaba :P)

Charada dijo...

oh!!!te quedaron geniales!!!ya sabes, si no te va bien en la medicina, ponemos el puesto de artesanía en el Duque, con Pierre incluido!!
P.D: Buda, no tortures más a Almendra con la cena, que lo pasamos pipaaaaaaaaaaa gracias a ella!!jejejje

mariajesusparadela dijo...

¡Quiero ir a cenar con vosotros, aunque la cena la pague yo...

Nina dijo...

Te han quedado preciosos.
Tú no sabías de mi musical familia y yo ignoraba que hicieras pendientes güays. Cuando acabes los exámenes me tienes que hacer unos. ¿Vale?.
Tu coplero me tiene loca y el video de Estrellita Castro me ha encantado. ¿Sabes que la conocí personalmente? ¡Era divina y tenía unos ojos preciosos! Ya te contaré cositas de ella.
Un abrazo y suerte mañana.

Drea dijo...

jajaja, realmente son monos.

te felicito, yo no habría tenido ni la décima parte de paciencia y entrega para la causa.

Almendra Puck dijo...

Maríajesús, cuando quieras esa cena! estamos todas dispuestas. Pero eso sí, esta vez no llevo pendientes, que luego los pierdo y no me entero.

Nina, tú me cuentas la historia de Estrellita Castro y yo te hago los pendientes.

Ojos de cielo. dijo...

Bonitos y originales donde los haya!
Yo también tengo que buscar algunos pendientes diferentes para mi vestido de gitana ;)
Eso si, se nota que te ha costado su buen trabajo hacerlos.

Balules dijo...

Vaya manitas que tienes!!!estan super bien!!!

Yo quiero feriaaaa :(

por lo que se...el sobresaliente es factible, no??

Almendra Puck dijo...

El sobresaliente es factible, síiiii!!! jajaja, aun así no sé, tengo algún error xD

Por cierto, aclarar que aun tengo que arreglar un pendiente porque la espiral roja de arriba he de ponerla en el otro sentido y que no quede el corte a la mitad!

Señorita Tulp dijo...

arrtista

| Top ↑ |