jueves, 8 de julio de 2010

La cabra

Érase una vez una cabra que no quería seguir a su rebaño. El camino de todos los días se le hacía pesado y aburrido y estaba segura de que más allá de los límites de la cerca tenía que haber prados verdes de hierba tiernita, más tiernita aun que la que estaba a la sombra de la higuera donde solía echarse a rumiar. Era una cabra especial, las demás puede que se dieran cuenta, pero nunca la comprenderían... eran cabras corrientes. Ésta, sin embargo, es que no sólo rumiaba hierba, rumiaba ideas.
Se decidió una tarde de verano, atravesaría la cancilla en un descuido del pastor y por fin exploraría lo que había más allá. Y así echó a andar, tuvo miedo, pero se dijo: si eres rumiante, tira palante, y eso hizo. Y siguió camino arriba, por la luna y más allá... y qué pena cuando vio lo duro que era el exterior, la sirenita no lo notó porque se fue a vivir con un príncipe, no te fastidia. Pero qué principe iba a querer a una cabra? Se acordó de su pastor, que tan bien la trataba siempre. Y decidió volver siguiendo por pista sus heces caprinas. Mas halló cerrada la verja.

6 que dejaron huella:

Drea dijo...

Esto va a continuar o directamente pasan de ella?

Señorita Tulp dijo...

Esto continúa. ahora es el momento en que el coplero conoce a la cabra.jajajaja

Almendra Puck dijo...

jajaja, y yo qué sé. digo yo q a la mañana siguiente el pastorcito llega y le abre la cancilla y ella entra trotando y contenta y se olvida de que era una cabra especial... decide vivir ignorante y feliz.

mariajesusparadela dijo...

Ah, no, no no. Nunca más ignorante y feliz, porque parece muy cómodo, pero cuando ya te has acostumbrado a ir por tu propia veredita, no le haces demasiado caso a los pastores, aunque te abran la puerta. Ya verás, ya verás, almendrita...se aguanta en el rebaño si es un tiempito, pero para siempre...

Almendra Puck dijo...

pues eso, yo quería dejarlo a la libre interpretación. Digamos entonces que la cabra, en vistas a que ya no podía entrar, decide volver a darse la vuelta y enfrentarse con el mundo, aunque hubiera lobos y zorros perversos y así llegó hasta un prado verde lleno de machos cabríos... uf, se me va de las manos, jajajaja, cada uno que se invente su final xD

Charada dijo...

si eres rumiante, tira palante!!!!!yo creo que la cabra encontró el amor en otros pastos y fue feliz en libertad y sin un pastor malvado que seguro que la levantaba temprano para que hiciera algo rpoductivo!
por cierto, qué producción llevas ultimamment!!

| Top ↑ |