sábado, 12 de diciembre de 2009

Autorizada a escribir

Continuación de entradas anteriores.
IV

En el ángulo más oscuro del bar más cutre de Sevilla, allí donde el aire es irrespirable, el suelo se pega a tus zapatos y los viejos con su chato miran raro a una señorita que bebe sola su cerveza, esperaba a mi cita. Pasaban ya veinte minutos de la hora acordada y yo empezaba a pensar que me habían dado plantón... pero, de pronto, su figura recta se dibujó en la puerta y, por el caracolillo que intuí en su sien, supe que era él, el auténtico y genuino, el protagonista de su propia historia, El Coplero.

No es guapo, pero tampoco feo. Tiene su punto con esa barba de tres días que me traía el otro día y esos ojos verde agua de pestañas largas caramelizadas. Mmm... puede ser atractivo a la vista de una mujer hasta que el pobre mío abre la boca y empieza a rezumar feminidad por los cuatro costaos.

Venía muy contento. Nada más sentarse me dijo que definitivamente me daba su permiso para escribir esta historia y que ya no tenía que seguir poniendo que me la estaba inventando ni que ya veríamos si la escribiría o no. Al parecer, con sólo tres entradas, ha sido suficiente para que la gente lo pare por la calle y lo reconozca, si viérais como estaba, parecía otro, nada que ver con aquel Coplero melancólico que me pidió un cigarro una noche cualquiera de jueves en El Salvador (y yo, como no tenía, le di conversación...)

Me contó que el otro día, mientras paseaba con Er Cigarra, una señora lo paró y le dijo: Niño, tú ere Er Coplero, no? Er der Cuarto Solitario? Ole, ole y ole tú y la mare que te parió. No te rindah, no ehtéh trihte tú, mi arma, ¡que la copla no ehtá muerta! ¡Ahí tieneh ar Falete, a la Diana Navarro, a la Pahtora Zolé! Guapo, que ereh mu guapo, ya ehtoy ancioza ehperando er prózimo capítulo de tu hihtoria. El Coplero no sabía mucho de estos artistas, algo había oído, pero como él seguía anclado en su pasado-presente, soñando con las más grandes de la peineta, no había echado mucha cuenta... ahora, me comentaba, le picaba la curiosidad por ese tal Falete y las otras dos.

Al parecer, Er Cigarra fue por ahí contando lo sucedido. Se lo contó al cuponero, al del kiosko de prensa, a las niñas del Polvillo, a las del Supersol, al aparca que se pone en el Prado, al negrito de los pañuelos, a los del Lipasam, al que siempre está tirado en un poyete de Santa Justa, a los de los churros de enfrente del Arco de la Macarena, a todo el que estaba en El Rinconcillo... ¡Yo qué sé! Se lo contó a to Cristo. Resultado: ¡ahora todos quieren mención especial en la historia! El uno porque una vez llevó al Coplero a casa borracho, el otro porque un día lo invitó a una copa... Y el pobre Coplero venía un poco preocupado. No te apures -le dije yo- cada cosa a su momento y, no lo olvides: esta es tu historia.

Ah, y la semana que viene te traigo algo de esos artistas en el mp3........

¿¿¿En el emer qué queeeeérrrrr???



El Coplero os manda un saludo ¡Hasta la próxima, amigos!

13 que dejaron huella:

miss candy candy dijo...

que me gusta la historia del coplero!!!!que arte la pastora!oleee, tia tenemos que quedar pa ver la peli de la lola se va a los puertos que no la he visto

Almendra Puck dijo...

Pues a ver dónde encontramos esa reliquia, pero por mi guay.

Nina dijo...

Me encanta tu rollito con el coplero. Espero ansiosa la siguiente entrada.
La versión que Pastora Soler hace de esta copla, por otro lado de las más bonitas y difíciles de cantar, no me llena. Demasiado agitanada. La gran Juanita Reina la bordaba, igual que Rocío Jurado.
Un abrazo.

Almendra Puck dijo...

Tienes razón en que es quizás demasiado agitanada, yo también lo he pensado, pero también tiene encanto mientras la va cantando a capella. No la he escuchado en voz de Juanita Reina ni Rocío Jurado (ahora la busco, jeje), pero te digo que anoche la cantó Alejandra en el programa de la copla y lo hizo pa morirse de bien.
Otro abrazo pa ti.

Almendra Puck dijo...

Por cierto, me encantan estos diálogos copleros, jiji, es justo lo que quería :)

Señorita Tulp dijo...

jajaja me ha hecho gracia el de santa justa , es que está ahí siempre el hombre, aunque últimamente no dice nada

Almendra Puck dijo...

Cierto, nunca olvidaré cuando me gritó "feaaaa" mientras subía la cuesta con la bici, jajaja

Charada dijo...

haces una recosntrucción de Sevilla que no sale ni en callejeros!!!
ah!!ya he visto el vídeo!! ;-)

Voleur D'Avant-Garde dijo...

jajajajaja estoy hasta celoso!!!

Almendra Puck dijo...

Charada, llevo demasiado tiempo recluida como para hacer buenas reconstrucciones callejeras, pero bueno, hago lo que puedo.

Voleur, ese gran des-conocido que se pasea entre los mundos real y cibernético pudiendo toparse, como el Coplero, conmigo en cualquier momento y pasar de largo... celoso tú de qué.

budadorado dijo...

perdon por abandonar los comentarios sobre mi queridisimo coplero...probablemente haya sido el estupor de comprobar que realmente, tal y como sospechaba, es de carne y hueso y no una imaginacion!
que personaje...quiero más!

Almendra Puck dijo...

Jajaja, ok, Buda, tendrás más.

Voleur D'Avant-Garde dijo...

¿Cómo que de qué? ¡De que a mí no me hagas entrevistas!!! ¬¬

| Top ↑ |