jueves, 28 de abril de 2011

¿Trabajal?

Las vueltas que da la vida, se dice. Venía yo pensando esta tarde en cómo ha cambiado la mía en unos meses. Hace un año, por estas fechas, todavía no había acabado la carrera. Los domingos me venía en autobus y mis preocupaciones no iban más allá del examen próximo. Pasó junio, terminó esa etapa, y por primera vez reuní coraje para decirle a mis padres -un poco complicados- que me iba de viaje en pareja. No cayó bien, pero nos fuimos tan anchos. Empezaba, como los cigoñinos de la torre que veía desde mi cuarto aprendiendo a volar cuando aun estaba en el instituto, a sentir las alas y el poder de estas. Luego vino el mir con sus meses de encierro. Me fui al pueblo y apenas salía. Cada sábado a la academia, más que nada una excusa para vestirme de persona. Aun así, me salté más de uno. La semana de descanso me fui a Londres... ahí me colé xD Entre otras cosas porque tampoco cayó bien y también me fui. Eso fue en septiembre... hasta enero, fue como atravesar el desierto. El último mes, las últimas semanas, horribles, largas, interminables. Estaba cansada, harta, triste y, la verdad, creo que no era yo, porque no podía ser yo, aunque uno tampoco puede dejar de ser uno... así que supongo que era yo llevada a un terreno que me impedía simplemente ser. Pero eso nos pasó a todos. Luego se acabó. A unos les salió mejor, a otros peor, unos contentos, otros disgustadísimos y otros tuvimos lo que más o menos podíamos sospechar y no nos sorprendimos tanto. Tras el estrés, la liberación. Relax y escapadas. Recuperar tiempo perdido. La tristeza y el agobio se disiparon y dejaron paso a una felicidad extraña, como un colocón. Luego Madrid, días de tensión, de qué ha cogido éste y qué ha cogido aquél y qué cogeré yo. Todo eso ha pasado ya. Ahora la gente nos pregunta, nos da la enhorabuena y yo lo cuento todo, lo suelto por esta boquita y, como me fui a Portugal, que me quedo tan ancha.
Esta tarde venía camino de Sevilla en un coche que está a mi nombre. Por el manos libres, mantengo conversaciones sobre suegras. Llevo tres días mirando pisos por internet pensando que un día de estos me largo del de mis padres y me voy a un piso con una terraza donde pueda tener un perro y plantar soledades de esas que dejan un rastro en el aire... Y ahora, ahora que me siento después de mucho tiempo a escribir en este mismo rincón donde nació mi bloguito cuando toda esta aventura que acabo de relatar ni siquiera la intuía, me he parado a pensar que mañana he quedado para ir a ver un centro de salud en el que seguramente me acabe convirtiendo en eso que sale de mi boca cada vez que alguien me pregunta bueno qué, al final qué, y yo contesto Medicina de Familia y me quedo tan fresca y sigo charlando como si nada... y ahora, sí, ahora mismito, me estoy dando cuenta de que esto es real, que no es una historia que contar y punto, que en unos días estoy allí, dando el callo, yo, yo!, que el único dinero que he ganado en mi vida han sido unos cuantos treintas euros por tocar la guitarra en alguna boda a la una de la tarde... yo, madrugando para ir a, como decía el gitano del chiste que le gustaban las cosas acabadas en -ar, ¿trabajal? No es por sonar petarda, pero es que de estudiante, todo el mundo lo sabe, se vive muy bien... y con un mir o unas oposiciones se pasa muy mal, pero cuando eso pasa y tienes encima unos meses para respirar: vivimos mejor que queremos. Y tengo miedo. Mucho. No me puedo creer que esto se acabe. Tengo ganas de empezar, sí... pero tengo miedo... Mucho. No me puedo creer que esto se acabe. ¿Lo he dicho ya? Sí. Pues eso.

Y es que mi vida ha dado un giro brutal en un año... pero el gran cambio aun está por llegar :S

8 que dejaron huella:

mariajesusparadela dijo...

El truco (te lo dice una anciana) está en tener esperanza, pero no espectativas. Deja fluir y disfruta lo que vaya llegando. Pero disfrútalo segundo a segundo, aunque te parezca que no hay nada bueno, algo siempre le encontrarás, si miras bien.
Tu especialidad es la más sacrificada, porque es la más cercana a los seres humanos.
Mira a los ojos. Y sonríe: eso también cura y no se estudia en la carrera...
(Miedo tenemos todos, toda la vida. De valientes es ir haciéndole frente).

METAMORFOSIS dijo...

Tu vida ha dado un cambio muy grande, dices....pero aún te quedan cientos de vueltas que dar!!!!Mi consejo es que no pienses en el futuro, no pienses a largo plazo...el futuro es mañana, y mañana será pasado y así sucesivamente.Si haces eso disfrutarás más el día a día...
Has escogido una especialidad muy bonita, y creo que la más dificil...mucha gente va al médico de cabecera, para que les escuchen, porque están solos y nadie les hace caso, y les salen dolencias que te darás cuenta son más fruto de la soledad y el desánimo que de otra cosa. Vas a tener en tus manos, no sólo la capacidad de curar, que eso es tremendo!!! vas a tener en tus manos la capacidad de hacer que mucha gente se sienta bien, se sienta comprendida, escuchada, y atendida, en definitiva, se sientan "alguien" para alguien, y eso, es un "poder" muy importante, y si lo sabes usar adecuadamente puede darte muchas satisfacciones, tales, que el peso de las responsabilidades será mucho más liviano. La pena es que mucha gente de tu profesión no lo ve desde ese punto de vista o no ha sabido verlo. Tu estás a tiempo!!! no tengas miedo, puedes ser muy, muy, feliz.
Un abrazo enorme y suerte.
http://elclubdelaslocaspositivas.blogspot.com/

J. dijo...

Ay me suenaaaaa!!!!
Ya estamos ahí, en la frontera justa del cambio, en el paso que marca la diferencia.
Yo también tengo miedo, pero acompañado de ganas de enfrentarlo.
Un abrazo amiguita....mucha mucha suerte...enfócate en lo positivo!!!!
Ya me contarás!!!

Almendra Puck dijo...

Gracias por vuestros consejos. Es cierto que no será fácil, pero yo pienso poner empeño y la ilusión no me falta.

BudaDorado dijo...

después de la visita al centro estoy con las pilas recargadas, aunque ayer tuve que volver a explicar a una compañera de colegio a la que no veia desde hacia tiempo el (extraño) motivo por el que había colocado familia como primera opción...es mi particular historia interminable

Charada dijo...

No es que las cosas hayan cambiado, ¡ es que se han transformado y ni las reconocemos!Pero, ¿sabes qué?Lo mejor está por llegar...o eso me digo para autoconvencerme, que si no, no salgo del drama interno!

diego dijo...

No tengas miedo, Almendrilla. Me da que lo has pasado muy bien en cada etapa de tu vida. Y ahora empiezas una nueva muy importante. Cuando yo acabé mi carrera y empecé a trabajar, lo que más me satisfacía era el no tener que estudiar al llegar a casa ni exámenes que aprobar. Y, por supuesto, el cobrar a fin de mes... Ánimo, y sigue bebiéndote la vida.

El médico paciente dijo...

Ofus que vértigo me ha entrado leyéndote...

| Top ↑ |