sábado, 27 de diciembre de 2008

EL JUEZ DE LOS ABRAZOS

Lee Shapiro es un juez retirado y también una persona amable y cariñosa. En un momento de su carrera, se dio cuenta de que el Amor es el poder más grande que hay. Como resultado de ese descubrimiento se convirtió a la religión del abrazo: empezó a dar abrazos a todo el mundo y comenzaron a llamarlo “el juez de los abrazos”.
Lee inventó lo que él llama su “Equipo de abrazar”, lleno de corazoncitos rojos bordados con un adhesivo al dorso. Lee saca su “Equipo de abrazar”, se acerca a la gente y le ofrece un corazoncito a cambio de un abrazo.
Gracias a esta práctica ha llegado a ser tan conocido que con frecuencia lo invitan a conferencias y convenciones donde puede compartir su mensaje de amor incondicional. En una conferencia que se realizó en San Francisco, los medios de comunicación locales le plantearon el siguiente reto: “Es fácil dar abrazos en esta conferencia dirigida a personas que han venido aquí porque han querido, pero eso sería imposible en el mundo real”. Y lo desafiaron a que empezara a dar abrazos por las calles de San Francisco, seguido por un equipo de televisión de la emisora local.
Así, salieron a la calle y en poco rato Lee ya había abrazado a una señora que se le cruzó, a una muchacha con cara de disgusto porque estaba poniendo una multa e incluso a un conductor de autobús que, según dicen, son de la gente más dura, descortés y mezquina de San Francisco. Los del equipo de televisión no salían de su asombro.
Un día, una amiga llamó a su puerta. Nancy, payaso de profesión, iba vestida con su disfraz de trabajo, maquillada y con nariz postiza. Le invitó a coger su Equipo de abrazar y acompañarla al hogar de incapacitados.
Allí, Lee se sentía incómodo: nunca había abrazado a nadie que tuviera una enfermedad Terminal que padeciera graves disfunciones físicas o mentales. Aquello era excesivo para dos personas. Pero pasado un rato se fue formando un cortejo de médicos, enfermeras y ayudantes que los seguían de un pabellón a otro.
Llegaron al último pabellón donde se alojaban los casos más graves. La sensación lo descorazonó; pero, dado su compromiso de compartir su amor para conseguir un cambio, Nancy y Lee empezaron a abrirse paso por la habitación, seguidos por el séquito de médicos y enfermeras, que por aquel entonces ya llevaban corazones colgados al cuello y lucían sombreros de carnaval.
Finalmente, Lee llegó a la última persona, Leonard, que llevaba un gran babero blanco sobre el que babeaba incesantemente. Lee miró a Leonard, que no dejaba de babear, y se paralizó preguntándose si realmente era posible llegar a una persona en ese estado. Nancy lo animó. Así, le puso un sombrero de mil colores en la cabeza, sacó uno de sus corazoncitos y lo pegó en el babero de Leonard. Tras hacer una inspiración profunda, se inclinó para abrazarlo.
Súbitamente, Leonard empezó a emitir un chillido.
Otros pacientes empezaron a golpear cacharros. Lee se volvió hacia el personal de la sala, en busca de alguna explicación, y se encontró con que todos los presentes, médicos, enfermeras y auxiliares, estaban llorando. “¿Qué es lo que pasa?”, preguntó. Lee jamás olvidará la respuesta: “En 23 años, es la primera vez que hemos visto sonreír a Leonard”.
Así de sencillo es cambiar en algo la vida de una persona.

Del libro “Sopa de pollo para el alma”,
de Jack Canfield y Mark Victor Hansen.

Después de esto, ¿no te apetece dar un abrazo?

9 que dejaron huella:

Isabella Gispert dijo...

bueno, no he leido lo q has escrito... pero seguro q tan bueno como siempre. solo queria decirte q ya tengo cuenta en gmail y q mi bloc se esta construyendo en mi mente... cdo se construya en la web ya te aviso :D jajaja adioo!!! ADE

Almendra Puck dijo...

Bienvenidaa!!!! Qué alegría!! Me encanta el nombre que has escogido para tu proyecto blog y el que has elegido para ti, Isabella, un abrazo y nos vemos en las calles frías de Fregenal :)

Charada dijo...

oh!!!!!qué tierno!!!!vamos a instaurar la costumbre de los abrazos y ya veremos como es posible que todos estén más felices!!

Ámbar dijo...

Hola Almendra¡¡
Ha pasado mucho tiempo desde que no me pasaba por aquí... lo siento muchisimo¡¡... pero ante todo...
¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!! y ¡¡¡PROSPERO AÑO NUEVO!!!
Por cierto, me gusta mucho la musica que has puesto, esta muy bien, y me ha encantado la entrada, es preciosa y muy emotiva... así que ya sabes te mando un abrazo desde Zaragoza¡¡
y tambien te mando muchisimos besitos¡¡
Ámbar¡¡

Aniña dijo...

COMO ME GUSTAN A MI LOS ABRAZOS

BESITOS

Señorita Tulp dijo...

recuerdo donde publicaste esto.. :P

Señorita Tulp dijo...

conseguiste poner la radio, aqui estoy con tu musiquita ;)

Señorita Tulp dijo...

por que no pones en good news??

Almendra Puck dijo...

ok señorita tulp, xo crearé una especialmente para good news q sea mucho más animada, propia para la temática de nuestro blog conjunto.
x cierto, me encanta q me infles las entradas a comentarios, jajajaja.
miles de abrazos amorosos :D

| Top ↑ |