domingo, 7 de marzo de 2010

La clave


Con el grito de la Aurori y algún que otro improperio que salió de su boca, los mulos se espantaron y no salieron corriendo porque estaban atados, que si no hubieran llegado de un salto a Almería. Semejante revolución detuvo la fiesta flamenca y, de repente, toda la comunidad gitana, formada por cuatro o cinco familias que se entremezclaban, abarcando desde el abuelo patriarca hasta el papa, la mama, los hijos, los tios, los primos y los churumbeles de todos ellos correteando descalzos por el albero lleno de boñigas frescas, se detuvieron como si se hubiera parado el tiempo para mirar el espectáculo que estaban formando la Aurori y las bestias.

No tardaron en reconocerla pero, antes de que nadie dijera nada, la Aurori se adelantó (con el pie caliente todavía) y armada de valor comenzó a revelar la razón por la que había caminado hasta allí. El genio y ese temperamento trianero que la habían impulsado a hacerlo se fueron desvaneciendo poco a poco y, sus palabras, que en principio eran rotundas y exigentes y que en ningún momento quiso ella que sonaran a súplica o desesperación, empezaron a temblar al brotar de su boca, volviéndose inseguras, penosas y tristes, dejando ver a la muchacha vulnerable y abatida en que se había convertido desde que la maldición gitana se posara sobre ella.

Nadie le hizo mucho caso, sin embargo. Nadie menos la vieja bruja pestilente, que la miraba con odio, y el vulgar cateto de su nieto, el causante del mal, cejijunto, cara de bobalicón. Aun así, no parecía que fuesen a tomar partido. Estaban callados, quietos, yo diría que inertes. Como dije antes, parecía que el tiempo se hubiera detenido, hasta las llamas estaban de repente estáticas, hasta los mulos, que tanto se alborotaron, uno se había quedado con la pata en alto y, cruzando el cielo nocturno, se veía a una lechuza con un ratón muerto en el pico que justo debía sobrevolar la escena cuando el tiempo se detuvo quedándose allí, ¡petrificada, desafiando a la gravedad!

La Aurori paró de hablar. El silencio era absoluto. Nadie se movía, nadie decía nada. Hasta que, levantándose del suelo, una figura que logró salir del trance cobró vida y se acercó hasta ella. Era la Carmen, Carmencita, la risueña bailaora que con tanta gracia se movía como le salía del alma mientras la otra espiaba tras de los mulos. Su cara ahora era de preocupación. "Tieneh que irte -le dijo deprisa- si no quiereh que mi agüela te eche ahora una mardisión mah gorda. Mi primo eh un pirandón* chalao y mi agüela una timujañí* mu poderosa que no eh pa tomársela a chihte. Sólo hay una forma de desasé er malefisio que pesa sobre tuh carneh..."


De pronto, los relojes volvieron a funcionar. Las llamas de nuevo bailaban, el mulo bajó la pata, la lechuza siguió su vuelo y las miradas de los calorros desprendían fuego abrasivo otra vez. De un empujón, la Carmen azuzó a la Aurori para que saliera corriendo de allí y no volviera jamás. Sus palabras reveladoras quedaron sepultadas bajo los gritos amenazantes de los demás gitanos y lo único que la Aurori pudo escuchar fue: "¡La fe, Aurorita, ahí ehtá la clave, en la fe!".

Y ya no pudo oír más nada, sólo corría y corría. Volvió la vista una vez solamente y pudo ver cómo sacudían enfadados a la Carmen mientras ésta se reía y lloraba a la vez...



¡CON-TI-NUA-RÁÁÁÁÁ!

*Notas:
-Pirandón: putero en lenguaje caló.
-Timujañí: bruja en lenguaje caló.
*Foto: Gitana, de Sorolla.

8 que dejaron huella:

mariajesusparadela dijo...

No la vas a meter monja de la caridad. No, no. Imposible.

BudaDorado dijo...

jo q chulo!cada vez me gusta mas!y ese momento "se para el tiempo" es de verdad?xq tb seria chulo q carmencita fuerA medio brujilla jajajaja.precioso el cuadro d "sorolli".

pd:mi madre se debe pensar q me sty volviendo loca xq escucho las canciones!(no me las pierdo x si hay un ultimo mnsje oculto en la letra...es lo q una buena fanatica d lost haria)

Charada dijo...

pobre Carmen!!!!!!y ahora qué va a hacer Aurori????porque con la fé no va a conquistar al amor de su vida, te lo digo yo!!!

Almendra Puck dijo...

Que no se va a meter a monja!! Aunque estaría un golpe, no se me había ocurrido, jeje.

Buda, yo también creo que la Carmen es una mijina bruja y paró el tiempo, pero no sé, me quedo como tú, anonadada. Me alegro de que escuches las canciones :)

Charada... no te enterarás hasta que todo no esté más que desvelado, así que no temo por ti.

En fin, sólo os digo que... realmente el secreto está en la "fe"... ¡chan chan!

Señorita Tulp dijo...

me encanta que nos enseñes caló

Isabella Gispert dijo...

Yo voto para que toda la historia la escribas en ese andalúh tan shulo.
Por cierto, ¿cómo se paró el tiempo?
¡Ah! Es que no había leído los comentarios...
Aquí todo el mundo es brujo...
¡¡¡Un beso guapa!!!

Almendra Puck dijo...

Isabellina!! (mira q remix de nombres propios te he hecho :P) Qué alegría tu coment. Yo en realidad dudo de si el tiempo se paró por obra de la magia de alguno de los presentes o por el simple encanto de las noches sevillanas, que encierran poderes sobrenaturales y, por qué no, milagrosos y mágicos. Un beso para ti también y para la otra seguidora coplera de tu casa :)

Charada dijo...

"Charada... no te enterarás hasta que todo no esté más que desvelado, así que no temo por ti"...cuanta crueldad en unas letras...algú día te sorprenderé y me enteraré a la primera, prometido!!!!=)

| Top ↑ |